Política

Atiende así solicitud del Consorcio de Comunidades de Regantes del Norte de Gran Canaria “Iniciativa por el agua”

 

 

31.05.2021 | Santa María de Guía

El Ayuntamiento de Guía aprobó hoy en Pleno, por unanimidad de todos los grupos políticos, declarar de interés general el proyecto de ejecución de una mareta de almacenamiento de agua de riego en Manrubio, atendiendo así la solicitud del Consorcio de Comunidades de Regantes del Norte de Gran Canaria “Iniciativa por el agua”.

Esta infraestructura, explica el alcalde, Pedro Rodríguez, es de capital importancia por su trascendencia e impacto positivo en el sector primario y por extensión de toda la economía local “permitiendo el acceso al agua a un precio más bajo, logrando así una mayor competitividad de sus productos en los mercados y la posibilidad con ello de poner en marcha nuevos proyectos de inversión”, explicó. Esta actuación beneficiará a cerca de 500 agricultores y permitirá cubrir una extensión de 700 hectáreas de cultivo.

El respaldo a esta nueva balsa de agua en la cota 800 se fundamenta, explicó el primer edil, en la necesidad de asegurar las cosechas en la zona alta e incluso la plantación de nuevos cultivos en verano, la recuperación de zonas de cultivo abandonadas “así como complementar las balsas de Barranquillo Frío y Los Llanetes y llegar incluso a las tierras de la vertiente oeste del municipio que se encuentran fuera de la influencia de las otras balsas, además de evitar la elevación de agua desde la costa, con el consiguiente ahorro energético y medioambiental que ellos supone”, indicó.

En su intervención el alcalde guiense se refirió a las ventajas que aporta la modernización de los sistemas hidráulicos frente al cambio climático, permitiendo un ahorro energético de más de un 50% en algunos casos, logrando menos emisiones de gases contaminantes y contribuyendo de manera inequívoca a la recuperación de suelos abandonados o degradados.

Pedro Rodríguez destacó asimismo las ventajas sociales de carácter general que tiene el apoyo a los agricultores porque ello favorece que el ámbito rural siga poblado además de los beneficios que supone para diversificar el modelo económico y turístico “permitiendo la recuperación del paisaje, la conservación del patrimonio etnográfico y la creación y diversificación de empleo que nos permitirá avanzar hacia la soberanía alimentaria y la economía circular”, destacó.

Imagen: Pleno celebrado en el Teatro Hespérides | CEDIDA