Mis Retales

Porque los recuerdos siempre llegan sin avisar, disfrazados de cualquier cosa, para que los dejemos pasar

25.08.2020 | Redacción | Relatos

Por: Magdalena Barreto González

Hoy no, hoy no tenía previsto recordar. Hoy no era el día, ni el momento ni estaba en el lugar. Pero las cosas a veces llegan solas, sin buscarlas se dejan encontrar.

Hoy no quería pensar en ti, hoy no tenía previsto revivirte. Hoy no entraba en mis planes recordarte.

Ya me resulta cansino que vengas sin avisar y que yo siempre esté ahí para recibirte aunque no sea con los brazos abiertos. No sé por qué siempre dejo que me quites la ropa, y no precisamente la de andar por casa, ésa que tanta gracia te hacía porque más bien era tuya que mía; sino la que cubre mis temores, mis miserias y manías.

Hoy no, esta noche no quería visita. Esta noche era para mi, conmigo misma. Pero como siempre que entras por la puerta, he sido incapaz de echarte a patadas, que es lo que realmente mereces por hacerme tan pequeña y recordarme que no todos los cuentos son de hadas.

Quizás sea yo quien algún día se cuele en tu vida sin avisarte, sin que lo esperes, y entonces recibas de tu propia medicina. Ojalá algún día seas tú quien no se resista a abrirme la puerta o que yo esté tan presente en tus recuerdos, que la dejes entreabierta.

Hoy no tenías que haber regresado, pero lo has hecho. Disfrazado de canción, de frase, de imagen. De repente todo me recuerda a ti. Todo tiene tu forma o sencillamente tú formas parte de todo; no lo sé.

Hoy que me propuse cruzar otros caminos, descubrir otros destinos y desvestirme en otros brazos.

Hoy que quería pronunciar otro nombre, acariciar otro cuerpo y besar otros labios.

Hoy que, como dice la canción, me decidí a ponerme tacones para escuchar el sonido de mis pasos.

Hoy, una vez más, tu recuerdo vuelve para burlarse de mi.

Hoy no tenías que estar, hoy no tenías que ser.

Hoy no debiste volver, hoy no tenías que venir.