Cultura

Poesía dedicada a un oficio muy antiguo desaparecido en la actualidad...

15.10.2022 | Redacción | Poesía

Por: Julia González Armas

Autora del libro: Versos del Corazón

 

Quien era? se preguntaran,

los jóvenes y los niños,

al que llamaban Sereno,

y cual era su oficio.

 

Voy a intentar con mis versos,

explicar como era su trabajo,

porque ya esa profesión,

se extinguió hace muchos años.

 

Ellos recorrían las calles,

de los pueblos y ciudades,

lo que hacen en nuestro tiempo,

los guardias municipales.

 

Intentando poner orden,

si habian actos delictivos,

y enseguida con su silbato,

alertaban del peligro.

 

Casi siempre iban armados,

como los guardias de ahora,

con chusos o con garrotes,

en lugar de con pistolas.

Y así la ley y el orden,

ellos mantener procuraban,

y al saber de su presencia,

la gente tranquila paseaba.

 

Se encargaban de anunciar,

las variaciones atmósfericas,

casi siempre cantando,

por pueblos de nuestra tierra.

 

También las horas cantaban,

para que la gente supiera,

como si fuera la campana.

de la torre de la iglesia.

 

Aunque su misión principal,

era protejer el alumbrado,

para que ninguna persona,

pudiera nunca destrozarlo.

 

Con un farol en una mano,

y en la otra su garrote,

se les veía caminar,

en silencio cada noche.

 

Silencio que solo se alteraba,

cuando ocurría un suceso,

o cuando alegres vociferaban,

las variaciones del tiempo.

Y aunque su soledad era evidente,

ellos no demostraban miedo,

que pena el haber perdido,

el oficio del Sereno.

Imagen de archivo: Julia González Armas | CEDIDA