Actualidad

Imagen: Casa terrera antigua | Luis Eduardo Fierro

 

16.06.2021 | Redacción | Reportaje

Luis Eduardo Fierro lleva más de 5 años luchando por este gran y abandonado Patrimonio, fruto de la indignante falta de voluntad política de décadas, descarada ocultación en teles y prensas, muy poca acción social, oscuros intereses políticos y religiosos, además de lamentables negocios de cemento y especulación.

Aunque en realidad lleva más de 30 años con la causa, este activista, creativo visual y pintor artístico canario de amplia trayectoria, creó la causa en 2016. Sólo al principio adquirió cierta visibilidad en la prensa, pero pronto se ocultó, ya que (según él) “los medios están politizados y vendidos a los intereses políticos de la destrucción-construcción, y el peor ejemplo es Fepeco, que ni siquiera plantea soluciones con la debida formación específica en restauración antigua”.

Nacido en Tenerife, de 52 años y licenciado en Bellas Artes, desde pequeño ya pintaba acuarelas de Casas Terreras antiguas de arquitectura tradicional canaria (de hecho, la acuarela en las islas es gran impulsora de ella). Publicamos íntegramente sus palabras porque, según él, las ocultan durante años la prensa y teles, y de las cuales él se hace totalmente responsable, y no en representación del grupo de Facebook que también creó hace también más de 5 años (además de la iniciativa de firmas con el mismo nombre que el grupo : “Salvemos las Casas terreras canarias”), sino a título personal.

Las Casas Terreras antiguas son PATRIMONIO con mayúsculas y forman parte del paisaje isleño, pero las insultan con basura, las abandonan para declararlas en ruina y así especular con los solares, lo cual ocurre en todas las islas desde hace décadas.

Las “adminis-TRAICIONES” no asumen su responsabilidad con el Patrimonio.

Ayuntamientos, Cabildo y Gobierno Autónomo están obligados a proteger, conservar y restaurar el Patrimonio y nuestra arquitectura histórica y tradicional, como es el caso de las Casas Terreras antiguas (y no sólo terreras). Pero hay prioridades solo entendibles por un rédito político electoral y siempre con el dinero de todos, para beneficiar preferentemente al mismo propietario tan político-particular (el Obispado). Por otra parte, los dueños particulares (que deberían estar igualmente obligados a restaurar y conservar sus propiedades patrimoniales), si no disponen de recursos, las adminis-Traiciones deberían estar obligadas a proporcionárselos, pues EL PATRIMONIO ES DE TODOS, aunque la propiedad sea privada. Al negarles esas ayudas están incumpliendo su labor, además de ponerles todo tipo de obstáculos, cero facilidades y un calvario de trabas burocráticas. Si un propietario, aun teniendo recursos,  se niega a conservarla, las adminis-Traiciones deberían obligarles a ello y, en última instancia, expropiarles, o acordar urgentemente con los dueños un préstamo de años para uso social a cambio de restaurarla con dinero público. Tiene que cumplirse la ley en este sentido, tanto para propietarios como para los Ayuntamientos, Cabildo y Gobierno, pues lo que no se puede permitir en ningún caso es la pérdida de más Patrimonio y tampoco de su transformación en “otra cosa”, que es lo que suelen hacer con las mal llamadas “restauraciones” que dejan hacer a muchos propietarios y de la que son cómplices las pésimas adminis-Traiciones, que son también las que no las hacen correctamente (lamentables chapuzas), pues borran la huella del pasado, hechas con diferentes materiales a los originales y con injustificables cambios irreversibles de estructura y apariencia.

Por eso, las adminis-Traiciones no son la solución, sino parte activa de la desaparición, destrucción, transformación y especulación. Sus repetidas excusas para no hacer nada son las herencias, los dueños y la privacidad de las propiedades. No son sino excusas que demuestran la incultura e ineptitud de las adminis-Traiciones. Su desidia, dejadez y falta de voluntad provoca el colmo en los titulines Bic, de pésima gestión política, ya que incluso a estos supuestos Bienes de Interés Cultural los abandonan tras sólo ponerles ese título y muchos acaban peor todavía. Se lavan las manos diciendo luego que “han desaparecido los valores patrimoniales que justificaron tal declaración”, lo cual no es sino una descarada e inadmisible falta de vergüenza e inacción. Por eso es del todo justificado calificarlas de “adminis-TRAICIONES”, pues han traicionado a la arquitectura tradicional canaria, al canario y al Patrimonio en general (ocurre lo mismo con la abandonada Cultura Guanche y con la Naturaleza canaria).

A nadie se le escapan las verdaderas malas intenciones de todos estos desmanes : abandonar, no hacer nada, insultar con basura, desprestigiar y dejar que el tiempo acabe con ellas para así declararlas en ruina y entonces poder derribarlas para construir feos adefesios modernos de cemento de varias alturas donde sólo había una casa tradicional antigua de una o dos plantas. El consabido y descarado negocio de la destrucción y ESPECULACIÓN, lamentablemente promovida por las adminis-Traiciones, los partidos políticos (los de “lo que ya no es nuestro” fueron y son los peores), Fepeco y también sus teles y prensas politizadas, que no sólo ocultan todo el problema de las Casas Terreras antiguas, sino que encima fomentan su desaparición para el negocio de la construcción, mientras nos engañan con el cuento de la insultada identidad y alardean de falsa y farsa “canariedad”.

La Especulación Político-Religiosa, el gran obstáculo.

Desde el punto de vista económico (y social), el problema nº 1 es la iglesia y el Obispado, que es dueño de incontables Casas Terreras antiguas (y no terreras, además de terrenos, fincas, etc…) y que las tiene en completo abandono y ruina, sin usar y, peor todavía, sin permitir que nadie las use. Sin embargo, la prioridad política sigue siendo dicha Especulación político-religiosa : les dan millones públicos (de todos) continuamente para arreglarles sus iglesias y casas privadas (de ellos). De este descarado binomio de oscuros intereses, ambos se benefician, lo cual está políticamente planificado : los partidos políticos por evidente rédito electoral (votos) y la iglesia por evidente publicidad (proselitismo, adoctrinamiento) y acaparamiento de millones públicos.

Desde el punto de vista social, también es la iglesia un gran problema, pues resta y divide a la población, ya que los religiosos luchan más por las cruces, vírgenes, ermitas, capillas, iglesias, catedrales, conventos, museos sacros y demás larguísima lista de intereses eclesiásticos que por las Casas Terreras antiguas de arquitectura tradicional canaria.

Tampoco hacen, ni dicen, nada de nada la presidenta de la Fecam (Mari Brito, alcaldesa de Candelaria), ni el Cicop, ni el Colegio de Arquitectos “canarios”, etc…

Mari Brito no hace nada, ni siquiera por las numerosísimas Casas Terreras antiguas de su propio municipio, y sin embargo es la presidenta de la Federación Canaria de TODOS los municipios. Realicé hace años un extenso reportaje fotográfico de casi 70 Casas Terreras antiguas de su municipio, Candelaria, en completa ruina y abandono, y no se ha dignado ni a decir nada.

Por todas las islas la misma INCULTURA : casas antiguas de arquitectura tradicional ruinosas, insultadas con los contenedores de basura en sus fachadas, falsamente decoradas con piedras que parecen lunares de un traje de flamenca, casas antiguas transformadas en chalets modernos, chapuzas de todo tipo… En cuanto al color, aunque hay guías y estudios realizados hace décadas, permiten un carnaval de colorines en las casas antiguas del todo chirriantes. No hay Cultura del color. En Túnez se respetan las casas blancas con puertas y ventanas azules, en Marrakech no se pueden pintar las casas de otro color que no sea el rojo marroquí, etc… Aquí el Patrimonio antiguo se insulta y degrada de una forma vergonzosa.

La sociedad canaria tampoco lucha por su Patrimonio.

El canario sólo se mueve en masa por la religión, o el fútbol. Este es el nivel… El problema cultural es enorme. Llega el día de Canarias y es sólo timple, vino y misa. Hace más de 5 años creé la iniciativa de firmas en Change Org llamada “Salvemos las Casas terreras canarias” y no llega ni a las 5 mil firmas (y eso que el grupo de Facebook tiene más de 10 mil miembros…). Sin embargo, las firmas por un drag que supuestamente dañaba la moral de los religiosos superaron las 80 mil firmas en dos días, y ahora mismo hay otra contra un cura por sus expresiones machistas y en un solo día superan la iniciativa de las Casas Terreras de casi 6 años.

El problema cultural y social es enorme. Unido a la indignante desidia de las admini-Traiciones, la Especulación y la corrupción también del sistema judicial, hacen que en pleno siglo 21 la desaparición de este gran Patrimonio canario sea de PLENA CORRUPCIÓN.

Las islas son cada vez más feas. Las Casas Terreras antiguas siempre formaron parte del paisaje, como el mar, los dragos, palmeras y volcanes. Pero las estamos perdiendo…

Y además, la lucha por las Casas Terreras (y no terreras) de arquitectura tradicional canaria es también cuestión de sensibilidad : no son casas viejas, ES PATRIMONIO ANTIGUO.

Imagen: Casa terrera antigua | Luis Eduardo Fierro